Los puertos del pasado, presente, y ¿futuro?

Los años transcurren implacables en el mundo tecnológico. Cada año nos presentan dispositivos nuevos con algún agregado innovador en las formas físicas, conectividad con el mundo exterior, interfaces o simple cuestión estética. No obstante, hay algunos elementos que por más tiempo transcurrido en su haber… no dejan de aparecer, incluso en aparatos de última generación.

El término “ubicuidad” refiere la presencia casi absoluta de un elemento dondequiera que volteemos la vista. Si hablamos de aplicaciones, estándares o sistemas, tenemos como ejemplo la suite Microsoft Office, el lenguaje HTML o el navegador Google Chrome. Todos cuentan con millones y millones de usuarios alrededor del mundo, y por lo mismo se han convertido en referentes cuando mencionamos la ofimática, desarrollo web y navegación por Internet; todo al mismo tiempo, en distintas partes, y sin reparar en ello.

Pero hay cosas más ubicuas que otras. El terreno donde se puede ver con mayor claridad es el de los puertos entrada/salida: cualquier cambio al paradigma puede derivar en acalorados debates sobre la evolución del estándar, quien posiblemente llevaba décadas con la misma configuración. Por tal motivo, hoy presentamos una lista de los puertos más utilizados a lo largo de la historia y cómo han logrado sobrevivir el paso del tiempo (no sin dificultades, claro).

 

USB (Universal Serial Bus)  

Puerto USB

Anunciado en enero de 1996 y producido desde mayo del mismo año, este pequeño receptáculo con cuatro pines (en sus versiones iniciales) ha sido testigo del esfuerzo de toda una industria por estandarizar sus dispositivos en torno a él. Tal ha sido la respuesta que, a 21 años de su introducción, infinidad de aparatos que requieren energía por corriente directa (DC) se sirven de eliminadores, adaptadores, cables o interfaces USB para funcionar.

El terreno del almacenamiento y consumo multimedia también se vio tremendamente beneficiado, pues las características técnicas y eléctricas del puerto permitían el intercambio rápido de datos entre emisor y receptor. Entran en esta categoría los también omnipresentes pendrives, discos duros externos, teléfonos celulares, reproductores MP3… La lista trasciende el consumo de masas y pasa al terreno profesional en audio y video: cámaras fotográficas, micrófonos, capturadoras, y un larguísimo etcétera.

 

VGA (Video Graphics Array)

Puerto VGA

Ya llevamos 30 años con este coqueto puerto de 15 pines. Fue diseñado por IBM en el ocaso de los ochenta, cuando había mucha competencia en el terreno doméstico (entre home computers y las PC para el ámbito empresarial). Cada una tenía formas propietarias de desplegar imágenes en una pantalla; incluso fabricaban sus propios displays, acorde al proteccionismo ochentero de patentes, invenciones y tecnologías.

A tres décadas de distancia, se siguen intercambiando datos de video análogos con el VGA. En sus mejores tiempos, podíamos verlo dentro de tarjetas gráficas, tarjetas madre, consolas de videojuegos, proyectores, computadoras portátiles, monitores y televisiones, por mencionar algunos. Hoy ha sido superado en calidad y capacidad de resolución por estándares digitales como el DVI, HDMI o DisplayPort; no así su presencia, pues aún se venden dispositivos con este puerto integrado, e incluso simples adaptadores para computadoras o teléfonos de nueva generación.

HDMI (High-Definition Multimedia Interface)

Puerto HDMI

A principios de la década pasada, el high definition comenzó a impactar el mercado de consumo; en consecuencia, fue necesario implementar un nuevo conector que fuera capaz de manejar grandes volúmenes de información. En contraste con VGA y DVI, los cables y receptáculos diseñados por HDMI Founders (Hitachi, Panasonic, Sony, RCA, entre otros) pueden transmitir audio y video simultáneamente, ya sea de manera comprimida o no. Desde 2002, año en que develó el diseño final, ha habido varias revisiones que agregan resoluciones de imagen, calidad en el sonido y velocidades de transmisión más altas; actualmente está en desarrollo la versión 2.1.

En el ámbito doméstico, HDMI fue adoptado por más de 1,700 compañías, que a su vez las incluyen en televisores, proyectores, computadoras personales, cámaras fotográficas y de video, teléfonos celulares, tabletas electrónicas and so on. Sus variantes físicas (desde el formato completo hasta la versión Micro) coadyuvaron para que la industria confiara en él.

 

Puerto Ethernet

Puerto Ethernet

Con la introducción de Internet y las redes locales de comunicación, se buscó un conector que permitiera el enlace entre computadoras. A principios de los 90 se introdujo Ethernet con una interfaz coaxial, y en años posteriores comenzó a ocuparse el conector modular de ocho contactos que todos conocemos. El viaje de la velocidad inició con 5 Megabits por segundo, hasta llegar a 100 Gigabits en entornos empresariales con requerimientos específicos.

Desde luego ha sido la opción más confiable en cuanto conexión alámbrica. Aunque existen otros protocolos más rápidos y eficientes (como Thunderbolt o las diversas versiones de WiFi), la industria tecnológica sigue confiando y reproduciendo el Ethernet en sus dispositivos. En ocasiones es mejor enlazarse con el mundo a través de un cable robusto que una conexión aérea débil.

 

Conector TRS

Puerto TRS

Prueba máxima de que “si funciona, no le muevas”. Lleva con nosotros ¡desde el siglo XIX!, con funciones tan variadas como el audio, video y, en ocasiones, transmisión de datos. En 1878, año del que se tienen los primeros registros históricos de uso, implementaron el conector de 6.3 mm que ha sobrevivido más de 100 años en ámbitos como la producción musical y radiofónica. Todos estamos familiarizados con la versión miniaturizada (3.5 milímetros) que puede ser monoaural, estéreo, con micrófono integrado o salida de video compuesto.

Apple trató de dar un giro de 180 grados al desechar este puerto en favor de Lightning en el iPhone 7 y 7 Plus, pero el público alrededor del mundo condenó esta decisión; tanto, que colocaron peticiones en sitios como Change.org como una forma de comunicarle a la empresa el descontento generalizado. Al final, dicho teléfono salió a la venta como estaba planeado: sin Jack 3.5 mm y una plétora de adaptadores en su haber, entre los que se encontraba el necesario para conectarlo a unos audífonos normales.

(Irónicamente, la nueva generación de portátiles MacBook Pro [estrenada al mismo tiempo que sus contrapartes móviles] sí incluyeron el puerto).

 

Disfrutemos estas tecnologías antes de que sean sustituidas por otras.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Comment

Name

Email

Url