La seguridad ante el ciberespionaje

Con un simple mensaje de texto, cualquier persona, en cualquier parte del mundo; puede acceder a toda la información con la que se cuenta o a la que tiene entrada nuestro dispositivo móvil. Un sencillo clic y podrán conocer todo de nosotros.

En el auge de los números, indicadores, rangos, unidades de medida, etc; como eje rector de crecimiento y desarrollo, estamos aún más expuestos al espionaje cibernético, dado que la detección de nuestras búsquedas, hábitos de compra y de consumo y hasta la selección de información, puede rastrearse con mayor facilidad y frecuencia.

El objetivo es claro y puntual: la necesidad de conocer el comportamiento del consumidor para ofertar constantemente promociones que generen un vínculo de lealtad y experiencia de usuario; es el mejor pretexto para monitorear cada una de sus actividades digitales.

Los escenarios del ciberespionaje…

No tenemos muchas variables, aunque suene más que catastrófica nuestra postura. Estamos más que acostumbrados a clickear cualquier tipo de link que llegue a nuestras manos en cualquiera de sus medios o dispositivos, venga de donde venga.

No sólo existen softwares que monitorean o afectan dispositivos por temas relacionados con seguridad; vigilancia de estado, estafas, delincuencia organizada, evasión de impuestos, operaciones mafiosas, etc. Existe también los “malware”, que funcionan de manera contraria: hackean tu archivos, fotos, contactos, accesos, claves, etc… para uso delictivo.

Mientras que al desenvolvernos en una era digital; la cual presume de tener a más de la mitad de sus compradores potenciales con preferencia de compra vía online; somos un blanco fácil y jugoso de indagación para todo tipo de empresas que ofertan sus productos y servicios en plataformas digitales.

Y aunque la regulación del uso de datos e información en la red está actualizándose día con día, mediante los discursos a favor del derecho a la privacidad; y los filtros que el usuario debe calificar para asegurarse de no estar emitiendo información muy personal; lo cierto es que el tema del espionaje cibernético no es nada nuevo y siempre ha existido, y no va a desaparecer, por lo que el camino de la precaución debería ser nuestro mejor aliado.

Recomendamos…

Si te consideras adicto a los contenidos digitales, no está de más tener en cuenta esta serie de pasos que lograrán dejarnos en la cuerda de la prevención: alternativas de los sitios más populares.

OJO: Todos los métodos garantizan su efectividad en intentar y evitar el ciberespionaje.

 1.- Buscar servicios de telecomunicaciones alternativos a las multinacionales o populares.

2.- Cambiar de sistema operativo, para evitar tener mayor vulnerabilidad al espionaje.

3.- Encriptar contenido.

4.- Descargar y actualizar un antivirus.

5.- ¿Tendremos que decirle adiós a Google? Las alternativas de buscadores existen, aunque con sus respectivas limitantes y mismos resultados al pertenecer de igual forma a grandes compañías que registran la navegación de los usuarios.

6.- Borrar el rastro es una opción; así como aprender a bucear de manera incógnita; es decir contar con las versiones del sistema que permiten en sus navegadores no guardar el historial.

¿Qué pasa con las compañías?

Un 20% de las empresas mundiales admiten estar totalmente preparadas para responder a un ciber ataque. Muchas de ellas RECONOCEN que no siempre han tenido este escenario.

Ningún giro, sector o servicio está exento de poder recibir un virus. Las cifras aún son muy bajas y los riesgos muy altos. ¿Qué vas a hacer?

Novandi tiene las mejores soluciones de software que brinden protección y seguridad a tu empresa o negocio. ¡Agenda una cita!.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Comment

Name

Email

Url